lunes, 29 de octubre de 2012

Porque todo termina para empezar

Y dado que Sartre dice en su libro, "Y en realidad se ha empezado por el fin..." que el fin sea comienzo... palabra de Sartre, oremos.

Leer, leeros, se haga hilo definido... sentido de conexión,... 
Enlazar, enlazaros, se convierta en discurso, lo que encuentre para enfocar, mi poesía... con vuestras palabras, vuestras letras, vuestras ideas... fluir. Amén.

Comienzo: Primer Lugar que Leo y Recomiendo...

Delicioso Pan Duro

No dejéis de ir hacia atrás en su blog... hay mucho donde disfrutar de la lectura.

Siguiente (sin que antes o después ordene nada)...

Cuaderno Azul 

Capítulos entre capitulaciones y pre y post personajes... cualquiera de los enlaces suyos es un viaje de literatura elegante, amable e ilustrativa, como quien está detrás de sus letras. Cuando sencillez y elocuencia se unen se hace milagro (porque la elocuencia suele rozar demasiado de cerca a la grandilocuencia y pecar de escaparatismo cargado de ego y aquí [ahí, en él], no pasa)

sábado, 27 de octubre de 2012

Lectura: La Náusea, Jean-Paul Sartre

Un vídeo...



 

Una imagen...




Y un fragmento...

Esto es vivir. Pero al contar la vida todo cambia; sólo que es un cambio que nadie nota; la prueba es que se habla de historias verdaderas. Como si pudiera haber historias verdaderas; los acontecimientos se producen en un sentido, y nosotros los contamos en sentido inverso. En apariencia se empieza por el comienzo: "Era una hermosa noche de otoño de 1922. Yo trabajaba con un notario en Marommes." Y en realidad se ha empezado por el fin. El fin está allí, invisible y presente; es el que da a esas pocas palabras la pompa y el valor de un comienzo...

Porque hablar de "La Náusea" de Jean-Paul Sartre por mí, se me hace difícil, casi imposible... así penetró.

domingo, 21 de octubre de 2012

De placeres confesados que debieran ser inconfesables... III

La mayor parte del tiempo, durante el día y, casi convencida, también por la noche... una vive ensimismada. Hace cosas con la mente al X% en la tarea, y otro Y% viajando por ahí. 
Es habitual que sea lo que sea que hago, con música puesta mientras o sin ella, pintando, trabajando al ordenador, doblando pares y pares de calcetines, todos tan iguales que ya ni me preocupa concentrarme para emparejarlos adecuadamente, limpiando los cristales justo horas antes de que el clima decida que lloverá sobre ellos... no sé cuánto de mí está ahí y cuánto no... 
Sólo me doy cuenta cuando una frase me viene al coco, como hace poco... se elige ella sola o es que sale y entonces vuelvo... "Si yo sólo quiero ser feliz"... la escucho con mi voz en el hueco de mi cerebro, despierto y me asusto de mí.


Foto tomada en la misma microexposición del placerII (por tanto, en compañía de la misma macroamiga)

sábado, 20 de octubre de 2012

Et voilà...

domingo, 14 de octubre de 2012

Una de juegos... ¿nos entretenemos un ratillo?

Abrir.
Abrirse. 
Expandir. 
Expandirse. 
Mostrar. 
Mostrarse. 
Enseñar. 
Enseñarse. 



Juguemos. 
Lucio Fontana, pintor, ceramista y escultor... esto es como limitar un poco a oficios, pero yo creo más en un materializador del arte, que queda, se me hace más generalizado y menos constreñido. Está presente en varios "nacimientos" y manifiestos artísticos... Yo, hoy me voy a quedar con la fase o serie Buchi, que inicia en 1949. 
Se trata de la realización de agujeros en los lienzos [los cuales dibujan el signo de lo que él mismo denomina "un arte para la Era Espacial".] y en los 50's, los Tagli, cortes, tajos en los lienzos, nombre de la nueva serie que inicia en 1958, suponen, como ya se ha señalado, una voluntad clara de materializar el espacio y hacer visible lo invisible. 
Y así lo defiende él... «Yo no hago agujeros para destruir el cuadro. Al contrario, hago agujeros para encontrar otra cosa…» 

Con los rasgados sucede igual. Pretende incorporar al lienzo aquello que queda al descubierto por detras, la luz que entra por el corte, cualquier cosa que asome... el lienzo vive, se mueve en tanto se mueve lo que deja ver; el lienzo deja de ser plano, está abierto más allá... esta "espaciado"... 

Los que saben lo explican así: El artista comienza a perforar las telas con punzones en 1949 para crear espacio, luz y movimiento. Estas perforaciones galácticas se llamarán «espacialistas», por su interés en interactuar con el espacio. Ahora la mirada del espectador atraviesa el plano del lienzo hacia el «espacio de detrás». 

Juguemos. 
No tenemos lienzo. Estamos, tú y yo, frente a una pantallita. Son las condiciones, circunstancias con las que contamos. No pasa nada. Hacemos de ello nuestro lienzo. Mira. Remira. Piensa. Analiza. Sopesa. ¿Qué ves? ¿Salen los tajos y los agujeros? o por el contrario... ¿prefieres un lienzo plano?



No hagamos trampas. Después y sólo después,  te cuento que Lucio Fontana, según relata un amigo suyo,... «(…)mientras preparaba la exposición para la Galería Stadler en París, en invierno de 1958-1959, le irritó su complacencia en los embellecimientos de las superficies del lienzo. Desilusionado, hace un corte en un lienzo que no le satisfacía. En seguida se da cuenta de la potencialidad del gesto […]» Realizando un corte en el lienzo se abre una esperanza renovada y una expectación optimista. Por eso Fontana llama a estos cuadros Attese («esperas»).
Y ahora dime... ¿lo viste con esta mirada? ¿Te apeteció que la pantalla/lienzo se convirtiera en "esperanza" de ver más allá, de que estuviera viva?... 

* Imágenes Obras Lucio Fontana, excepto la última, que pertenece a Gloria Gómez-Sánchez (Obra sin Título, 1970)
** Fragmentos de sabios extraídos de Educathyssen  

miércoles, 10 de octubre de 2012

Lectura: Lila y Flag

Así como hay veces que es casi cerrar el libro y necesitar hablar de él, sucede en otras ocasiones que el cuerpo te pide calma. Algo pasa que sabes que, bien... lo leíste, ya está dentro... pero anda viajando por ti, buscando dónde y cómo aterrizar. 
Yo lo imagino como cuando en el colegio nos explicaban la permeabilidad de las membranas; la sustancia llega, se aloja, y la célula espera, ella sabe cuándo es el momento de dejarla pasar para aprovechar al máximo sus propiedades. 

Terminé de leer "Lila y Flag", la tercera parte de la trilogía "De sus fatigas" de John Berger hace tiempo, últimamente vivo en un agujero temporal y pensar que hace meses de algo me provoca sacudidas... ¿meses?! ya?! cuándo pasó?! cómo que no me di cuenta?!... y así... 
Sé que en este intervalo, he pensado a ratos en frases del libro, he recordado situaciones narradas, me he quedado "pillá" en lo que expresaba alguna página... de memoria, esto es, paladeando, notando la sustancia viajar buscando célula en la que posarse y que ésta decidiera que era momento de dejarla pasar... 
"Lila y Flag" forma parte de una trilogía, pero es un ente individual. Es una de las características que me gustó al leerlos. Forman un todo. Pero son un todo en sí mismas, que se unen, se complementan, sin perder identidad si se separan. Y a su vez, es una pequeña alegría cuando ves guiños que se hacen las historias y se te regocija el espíritu voyeur al saberte consciente de ese guiño, lo entiendes porque estabas también en la otra novela... Esto es, lo entiendo como: consigue el efecto integrador, ése que a todos nos gusta... saber, entender... a nadie le hace gracia estar en un momento de aquellos en los que todos pillan un chiste menos tú, pues algo así. Complicidad. 

Si en "Una vez en Europa" se contaba, Berger nos contaba, desde lo rural... "Lila y Flag" nos sitúa en las ciudades. Ciudades en las que habitan gentes que marcharon de lo rural, gentes que aún sienten lo rural, lo añoran, sus sueños son allí, pertenecen allí, sobreviven quizás, gracias a esa esencia que aún les late de no estar. 
Personalmente, y es raro porque no puedo decir que me haya criado en un entorno de campo, siendo campo lo que se entiende por campo... que me he criado en un pueblo, pero pueblo de los que son miniciudades... me siento identificada con su añoranza, comprendo la corrosión que se respira y el deseo que todos guardan de lo puro. Arte el Sr. Berger para meternos en la trama. 
Los personajes de Lila y Flag, son dos jóvenes que se criaron en la ciudad, supervivientes de sí mismos, algún poso de sus antepasados, o tal vez, el creado por las historias que sus mayores les cuentan, les enseña el deseo de libertad. Pero supervivientes, repito, sueñan y viven en lo corrompido. 
Se me hace tentador contaros más, qué es Lila y qué es Flag... pero no, decíroslo sería desleal para con Berger... a Lila y a Flag hay que descubrirlos, cada uno... tenéis que ser célula en la que se pose una sustancia, vuestra membrana debe decidir cuándo ser permeable ;-) 
De hecho, no voy a colocar ningún extracto del libro en sí, sino que compartiré con vosotros un "Viejo poema de amor" que aparece, en la edición que yo tengo, como inicio a la lectura: 

El heno 
olía al amor 
del cielo por la tierra. 
Eras el dolor de mis costillas 
que afligían 
los carros aún por descargar. 
Los muertos 
ocupaban el umbral 
con la vista tras ellos. 
Eras la casa 
la bujía bajo el ciruelo 
y mi eternidad. 

Mi primera intención había sido la de hacer una captura de pantalla y colocar como fotografía, jugando un poco con la entrada anterior, en la que aparece una foto hecha por Kez... pero luego pensé que así, habría que pinchar en la imagen, que ese pinchar te llevara al vídeo, si quedaría claro, si sería lo ideal para haceros llegar a todos hasta él... y decidí que no, que mejor colocaba el vídeo directamente, así no hay pérdidas, así todos disfrutáis de él. 
Las casualidades (que no existen o sí, ni idea) hicieron que, mientras yo estaba encantada con Una vez en Europa, Kez trabajara en este vídeo para su colaboración en Espacio Luke (pinchad sobre la palabra y quedaos con su nombre). Las casualidades (que no existen o sí, ni idea) me gustan a veces. Como me gusta poder darle "enjundia", palabreja que odio pero que que representa lo que quiero expresar, a esta entrada mía con el trabajo del amigo Kez. Gracias. Disfrutad de 2:52 minutos que os impactarán. 

Historia contemporánea de Europa from balazkez on Vimeo.