lunes, 28 de marzo de 2011

Imagen que suena ... drop






Con la música, tienes para darle al play del vídeo de imagen dos veces...

domingo, 20 de marzo de 2011

Vértigo

Y el vértigo del tiempo me golpeó en la cara...

Sin saber el motivo, pensé en mi abuelo. En sus historias repetidas, que siempre acababan con la búsqueda de su pañuelo de tela en el bolsillo del pantalón clásico, para retirar una humedad en los ojos que no había conseguido salir a raudales, que solo se quedaba como en una presa, haciendo una pared de agua en el cristalino, en la retina, y seguramente en la garganta. Su enorme mano temblorosa recorriendo de lagrimal a sien. Y lo pequeño que se me hacía mi brazo para acariciar su espalda. Porque él era grande, pero más aún me lo parecía lo profundo de su recuerdo, la realidad que todavía tenían para él esas imágenes grabadas en su memoria, y las emociones y sensaciones que dichas imágenes llevaban consigo para él.
Como los datos en un disco duro trabajados en 3D serían para nosotros ahora.

Y volví a ver un disquette tirado en el suelo, cubierto de polvo y piedrecitas. Hace tan poco que era habitual que yo llevara uno de ésos en la mochila...y ahora...ahora era un resto inutilizado en medio de la cuneta.
El vértigo me traslada a la ilusión de un trabajo sobre el cultivo de salmónidos para la repoblación de los mismos. Clave en la nota de la asignatura de Cultivo de Peces. Todo mi idealismo plasmado en datos y más datos recopilados,casi todos ellos de experiencias exitosas en Noruega. Estadísticas, fotos, bases de datos en cuadrículas con letras y números...aliñados con párrafos vehementemente redactados, intentando transmitir la utópica creencia de su posibilidad, de su existencia...con la misma vehemencia que defendí en cada curso que una acuicultura no comercial también tenía cabida, resistiendo firme las miradas de condescendencia...repitiéndome como consuelo la frase de uno de los profesores, el abogado que impartía las asignaturas de entorno laboral, que aunque también me sonreía conteniendo una pequeña barrera en los eternos debates, le brillaba la mirada y me decía "su conquistadora extremeña": Si con 20 años no eres idealista, con 30 estás muerto en vida...y así me repetía una y otra vez, para reafirmarme y conseguir fuerza.
Un compañero eligió el tema de las manipulaciones transgénicas. Parte del trabajo consistía en la exposición del mismo ante la clase, con su correspondiente tanda de preguntas y debate. Me encontró de frente por completo....qué tenía de malo?nada,c reo...se trataba de eso, no? Pero en las respuestas recibidas no había ni un mínimo de duda y sí mucha incomodidad por tener que explicarle a alguien como yo todo lo positivo de su investigación.
Sin embargo nadie planteó dudas sobre mi trabajo...porque sencillamente les pareció una exposición muy bonita de un imposible, innecesario perder tiempo preguntándome...Y cuando me recuerdo allí, de pie en mitad de la clase...con todo mi lenguaje corporal pidiendo que alguien se contagiara de mi entusiasmo...se me unen en la mente mi visión de mí misma con, de nuevo, mi brazo tan pequeño queriendo aplacar esa barrera de agua que se le agolpaba a mi abuelo en los ojos... Creo que era en ambos el sentimiento de impotencia.

Regreso al presente mientras enfoco con la cámara...me gusta esa rama al lado del disquete 3,5"...abro el plano para que salga en la instantánea...le da, para mí, más realidad, más mensaje de dónde se encuentra ahora el cuadrado de plástico negro que podía llevar tanto en su interior...y que ahora ya no es nada...
Es la rotundidad de haberlo vivido, de haberlo conocido, de sentir que no hace tanto formaba parte de mi vida...y medito acerca de cómo nos cuesta a veces ponernos en la piel de quienes existieron antes que nosotros, de quienes vivieron sus ideales, sus entusiasmos, sus impotencias, sus historias...tan lejanas para nosotros...tan reales para ellos. Y no dejo pasar la oportunidad de reñirme. Por la falta de empatía que pueda envolverme. Porque el equilibrio entre la asertividad y la duda constante se mantenga.
Se nos hace irrisorio imaginarnos un mundo a oscuras, cuando aún no habían descubierto el fuego, aunque si se va la electricidad un día, algunos, como yo, no podemos ni tomar un té porque todo es eléctrico en casa. Si pasamos de puntillas no vemos la maravilla de las construcciones que a día de hoy permanecen en pie, tras siglos y siglos, podemos simplemente verlas sin plantearnos cómo las planificaron y cómo las trabajaron y cómo han resistido el paso del tiempo, y en este presente vemos la facilidad con que se derrumban carreteras y casas endebles que más que edificios, son la única "protección" íntima de vidas. Podemos escuchar sin la menor atención a nuestros mayores, sin entender si quiera cómo debe sentirse alguien que quizás ha peleado toda su vida por algo, y ve que nada cambia o que después de alcanzada su meta, volvemos mil pasos para atrás...pasando por encima de su lucha...sintiéndonos los más importantes porque pertenecemos al presente y formamos el futuro...Aaaaahhhhh, pero en ese futuro seremos el pasado...y tal vez entendamos el vértigo del paso del tiempo golpeándonos en la cara, y quizás yo recordaré las cavilaciones que un disquete3,5" me dieron de sí...y espero, que ninguno de nosotros tengamos que notar cuán pequeños se sienten los brazos que quieren aplacarnos acariciándonos la espalda.


Foto tomada en un paseo cerca de la zona universitaria de PuertoReal,está retocada con la intención de que pase a ser un adorno en una camiseta.

domingo, 6 de marzo de 2011

Naturaleza juguetona

Y es divertido entrar en su juego.Pasear la mirada,escudriñar para encontrar sus bromas,sus disfraces,sus guiños...e inventar historias,o quizás es ella quien nos las cuenta,como fábulas por puro entretenimiento.

Silueta dibujada sobre la hierba...le faltó poco para llegar y agarrarse al tronco...pero cayó justo a sus pies (informe criminalístico)

Sus piernas se hundieron...hasta el fin de sus muslos.
El tiempo pasó,la carne se fue cubriendo de capas,cada vez más gruesas...sin llegar a lo pétreo...
Ahora es base de árbol en un parque...y sus brazos se alzan hacia el cielo en ramas a su vez ramificadas.
El único movimiento que le queda es crecer y florecer.


Fotos tomadas en La Algaida y en el Parque de Marina de la Bahía,porque hay ratos en los que los niños juegan con sus cosas,y yo con las mías ;-)