jueves, 2 de abril de 2009

En la cabeza de India...

Los que pasáis por aquí desde hace algún tiempo,sabéis de mi debilidad por Juan José Millás,...me gusta en cualquiera de sus facetas;articulista,escritor,ponente,conferenciante,entrevistado,...da igual lo que haga,ahí estoy yo disfrutándole,aprendiendo,absorviendo sus palabras como si del elixir ideal se tratara (lo es sin duda para mí).
Los domingos tienen ese referente en mi casa,...comprar "El País",con su Semanal,empezar a leerlo en el paseo de los niños,en un banco al solecito...y ahora,un ingrediente especial,mi Juanjo en las primeras páginas,saciando mi necesidad de su pensamiento...Siempre me deja tarea para unos días,...siempre mi cerebro se queda meditando en la lectura entrelíneas de sus párrafos,...y este pasado domingo no ha sido menos...su descripción de la foto,la narración,la elección de las palabras típica JJMillás,...hoy es jueves y aún estoy dándole vueltas...
Como no he encontrado una dirección para enlazar su artículo,lo copio practicando mi fatal mecanografía...ya me contaréis cuánto os dura el regusto.

Venecia Lonis
Si sólo nos fijáramos en la sombra de la niña,pensaríamos que se trata de una marioneta colgada de una percha,a la espera de la próxima actuación.La sombra del artilugio de madera del que parece suspendida evoca,sin embargo,las formas de una horca.En realidad no es una marioneta,ni una ahorcada;se trata de una cría de cuatro años severamente desnutrida que está siendo pesada en un hospital de Puerto Príncipe (Haití).Separada unos centímetros del suelo,eleva los brazos como un pájaro enfermo levantaría un par de alas
inhábiles,mientras observa con un temor neutral al equipo médico.Llama la atención el lazo amarillo que lleva en la cabeza:un signo de coquetería extraño en una situación desesperada. Y algo de marioneta tiene,pues quién me dice a mí que no la he sacado del armario (o del archivo) para cubrir mi cuota anual de artículos sobre el hambre en el mundo.No digo que se trate de una cuota consciente,pero si hago cálculos resulta que escribo dos o tres al año,con cierta regularidad,al modo del administra otras tantas dosis periódicas de mala conciencia.Y también tiene algo de ahorcada,pues su vida pende de un hilo a punto de romperse.La niña se llamaba (quizá se llame todavía,la foto es de noviembre de 2008) Venecia Lonis,un nombre con el que habría hecho fortuna en cualquier sitio.Vienes al mundo con ese nombre en Nueva York,en Londres o en Berlín y tienes hecha media carrera de escritora,de arquitecta,de jefa de protocolo o de poeta maldita.Pero en Haití te llamas Venecia Lonis y como si lloviera.Perra vida.

17 comentarios:

  1. Toda la razón India. Ha sido leer el artículo y acabar con los vellos de punta.

    ResponderEliminar
  2. Con razon te ha seguido dando en que pensar toda la semana guapa, lo mas probable es que para quienes no tenemos el corazón endurecido y nos preocupamos y duelen estas injusticias, no solo pensemos en Venecia unos días, si no muchos.
    Gracias por compartirlo.
    Un abrazo,
    El Mar.

    ResponderEliminar
  3. Ohhhh...podió! Otra fanática de este gran genio...que sepas que es de mis escritores de cabecera y que me divierto muchisimo leyéndole, así como en otras ocasiones me hace pensar y elucubrar. Si alguna vez escribiese me gustaría hacerlo como él, con esas sutilezas, con esos juegos irónicos, usando toda esa imaginación por crear mundos paralelos, pensamientos abstractos...Genial.

    ResponderEliminar
  4. No he seguido yo mucho a Millás. En verdad sólo he leído su libro El Mundo, que me prestaron y que por cierto, me encantó y recomiendo cada vez que tengo ocasión.
    Y tienes razón, el artículo que has mecanografiado deja un pellizco en medio de las tripas, ves esa carita y piensas en la de nuestros niños, en la suerte de nuestros niños y en lo poco poquísimo que sabemos valorar esa suerte.

    Besines guapa.

    ResponderEliminar
  5. Chiquilla se me encoge el corazón, pobre criatura...
    y ahí están las "primeras damas" luciendo palmito,
    http://www.20minutos.es/noticia/460941/0/primeras/damas/g20/, y por no hablar de lo que habrá costado la cena o la comida para este mundillo de indeseables y además...sirve para algo este tipo de reuniones???
    QUE MUNDO MÁS INJUSTO!!!

    ResponderEliminar
  6. Ya sabes mi opinión al respecto, querida musa. No hay cosa que me indigne más que ver como la opulencia occidental gira la cabeza o se aprovecha de los países que nosotros hemos subdesarrollado. Por permitir niños en ese estado somos culpables y merecemos castigo. No nos extrañemos de nada. C'est la vie. Ciberbesico.

    ResponderEliminar
  7. A mi se me queda un pellizco en lo más profundo del estómago, el mismo que me entra cada vez que alguna vez he tirado comida porque ha sobrado o se ha estropeado. Si ellos supieran...si esos niños vieran el trozo de pan que ha ido a la basura..Que horror. Si esa madres sospechasen que a las ocho de la tarde los contenedores de basura de nuestros supermercados están llenos de comida...

    Hoy leí que con la inyección de dinero que han recibido los bancos a cuenta de la crisis, se podía haber erradicado el hambre en el mundo durante al menos 50 años.

    Realmente nos hemos vuelto locos, unos monstruos.

    ResponderEliminar
  8. Por partes, Millás tiene ese toque irónico, a veces disfrazando la realidad, otras presentándola con su real crudeza, que hace de él un genio de la palabra.
    En segundo lugar, lo que dice en su artículo, no es la primera vez que lo leemos, no es la primera vez que al leerlo se nos encoge el corazón, no es la primera vez que echamos la culpa a occidente a esa occidente a la cual pertenecemos, a la que críticamos desde nuestros cómodos asientos tecleando un ordenador "fashion" total..no es la primera vez, no será la última.
    Una de las experiencias más enriquecedores y a la vez más duras que he vivido es visitar Haití, es "gracioso" ver, cómo para los haitianos su paraiso de oportunidades se encuentra en Rapública Dominicana, trabajando los campos de caña de azúcar, o mendigando unos dolares o ropa a los turistas, occidentales, que van a desestresarse a Punta Cana...
    Occidente es la culpable, lo malo es que nosotros somos occidente.
    Besos india.

    ResponderEliminar
  9. Mientras los que pueden no quieran, no hay nada que hacer. Indivudualmente no podemos hacer casi nada, por mucho que se nos retuerza el corazón.

    Un besazo, gaupetona!!!

    ResponderEliminar
  10. Evander, nuevamente mis pensamientos corren paralelos con los tuyos.

    Ahora bien, con estos articulos que se leen en las revistas, documentales y demás, realmente, ¿esto hace algún efecto?
    ¿se resuelve algo del problema tan evidente?

    Preguntas en el aire.

    Besos, muchos

    ResponderEliminar
  11. Se que hay mas niños en la situación en la que estaba Venecia. Y que no se ha hecho mas que empezar. Pero no sabes como alegra encontrarse una noticia como esta después del mal cuerpo que se te queda cuando lees un post así.

    http://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/401246.se-salva-nina-haitiana-de-la-muerte-tras-sufr.html

    ResponderEliminar
  12. Todas las noticias no occidentales, europeas, etc, nunca son noticia en nuestros paises. Nuestra crisis nunca tendrá nada que ver con las inflaciones de estos países. Y la ayuda que pueda llegar es para colgarse medallas.
    El documento y la imagen es escalofriante, y me ha dejado en estado de shock.
    Salu2, guapa.

    ResponderEliminar
  13. No os he devuelto los comentarios,lo sé...espero me disculpéis por esta vez...pretendía respetar vuestras reflexiones,...en ninguna hay nada que añadir ni nada que quitar,verdad?...sólo una muestra de la calidad humana de quienes por aquí tienen a bien pasar,parar y pensar.
    GRACIAS a TOD@S.
    Un abrazo inmenso de gratitud.

    ResponderEliminar
  14. Soy incapaz de terminarlo. Siento un gran dolor. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Uff me voy con el corazón en un puño, no me había fijado bien en la foto, vaya que nos falta todavía para ser civilizados eh!
    Mas que para darle vueltas, este tema deja en verdad depre.....poruqe al parecer la solucion no está en nuestras manos.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Querida India,la escena...uff,no se porque me remueve tanto que me cuesta.Es lo que hay por otra parte,así que al final no sabemos si tenemos que contemplar estas escenas cutro minutos seguidos para que no se nos olvide lo que está pasando en este mundo o echar un vistazo rápido para que no nos machaque nuestras emociones.Es jodido.Al final siempre veo las escenas cuatro minutos porque es lo que me mantiene conectada con la realidad.
    Ybueno Juan Jose Millás es tremendo.Casi lo prefiero leer en sus artículos porque la sutil irónia que utiliza siempre(incluso en la escena de la pequeña)me encanta....a cuantos personajes se ha "cargado"con su pluma? Es fantástico.
    un beso grande

    ResponderEliminar
  17. Me encanta Millás...Hasta con un tema tan duro como éste sabe sacar la ironía sin llegar a banalizar la situación.

    Encajo el golpe directo a mi conciencia como puedo y prometo no quejarme en una larga temporada

    Besos

    ResponderEliminar

Si quieres,puedes mostrar lo que surge en tu cabecita al respecto,...o sobre lo que apetezca