viernes, 24 de octubre de 2008

Mis disculpas


Me abrazo fuerte a mí misma,como si de no hacerlo dejara de existir.
Me abrazo fuerte como si sostuviera la vida misma.
Yo que caminé sola por lugares oscuros, con peligros acechando, escondidos en el juego de las sombras.
Yo, que conduje con nocturnidad y alevosía por carreteras secundarias con la música de única compañía.
Yo, que incluso lloré por estar aquí y no tenerle a él.
Yo, que siempre omití cierto grado de frialdad al no depender ni dejar que dependieran de mí.
Un pensamiento,...sólo una idea pasajera, sólo un susurro del inconsciente me ha pellizcado por dentro y me ha hecho agazaparme,...encojerme,...abrazarme,...
¿Y si mañana ya no estoy?...grito ahogado... miedo que ha logrado escapar de la jaula de la lógica craneal... ni una lágrima, temblor interno...
No despertarme con el olor de sus abrazos, con el repiqueteo de sus cuatro piececillos correteando por la habitación, con sus risas cómplices, esas miradas que nadie más me ha regalado,...esa alegría de estar conmigo,de que me tire en el suelo y comparta sus juegos,...ellos.
Sé que es trillado, pero aún el estómago no ha conseguido distendirse, aún noto las muñecas enquistadas en un aferrarse.

12 comentarios:

  1. Espero que se te pase pronto esa sensación, porque debe ser angustiosa; incluso me has angustiado a mí...

    ResponderEliminar
  2. Tia que angustia!

    Aunque no creas, hace seis meses experimenté eso mismo que cuentas, tumbada en la camilla del quirófano. Es curioso, no piensas en lo que te puede pasar a ti si no en los que se quedarían. Que siguiesen llevando a Diego a ver a sus abuelos, que lo educasen bien, que lo cuidaran bien, que fuese feliz...

    Que angustia tu, más vale olvidar esos pensamientos chungos cuanto anes mejor!

    ResponderEliminar
  3. Ahora que me has dejado tranquila,(los mayores somos así), más vale vivir lo que tenemos y no amargarnos con estos pensamientos.
    Un besote muy grande.

    ResponderEliminar
  4. Lo mejor es no pensar en lo que te pone triste... Y despertarte con los 4 piececillos pidiendo bibi!!!

    ResponderEliminar
  5. Aisn, chiquilla... sí que es angustioso el sentimiento. Y lo peor es que ya no te deja. Mejor es no darle muchas vueltas y vivir disfrutando cada momento lo que se tiene.

    Besines guapa.

    ResponderEliminar
  6. no hay nada que disculpar,todos pasamos por momentos similares,pero de eso también se trata nuestro paso por la vida

    ResponderEliminar
  7. Mil gracias a todos por vuestros comentarios,me alegra saber que sabréis qué hacer cuando os entre una paranoia de estas ;)
    En serio,gracias!
    Besotes!

    ResponderEliminar
  8. Se me han puesto los vellos de punta, India. Creo que es el sentimiento que mas pena y que mas puede entristecer al ser humano. Que uno pueda perder su vida es sólo una de esas carreteras secundarias de las que hablas, si lo comparamos con la profunda tristeza de no volver a ver a alguien a quien AMAS, de no disfrutar más de ellas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Respira, inspira y espira despacito, ya verás como te desagarrotas...
    Qué intimista y qué sensación tan extraña me ha generado, muy bien escrito, como siempre...

    Un besito

    ResponderEliminar
  10. volvere aqui muchas veces porque aqui puedo respirar lo mismo aire que me hace sentir bien.
    gracias por tu visita.

    saludos


    http:\\coresemtonsdecinza.blogspot.com

    ResponderEliminar

Si quieres,puedes mostrar lo que surge en tu cabecita al respecto,...o sobre lo que apetezca